Viernes 18 de Agosto

Quemar Más Grasa

La p-sinefrina acelera el metabolismo.

Agosto, 2016.

En un estudio publicado recientemente en el British Journal of Clinical Pharmacology se investigó el efecto de un compuesto llamado p-sinefrina con el fin de valorar si su ingesta favorece la quema de grasa al realizar ejercicio y en reposo, obteniendo conclusiones muy interesantes.

La p-sinefrina es un alcaloide que se puede encontrar en bajas concentraciones en frutas cítricas como naranjas, mandarinas y pomelo, y en mayores concentraciones en el extracto de la naranja amarga (Citrus aurantinum). Este compuesto se ha vuelto popular en suplementos y productos para pérdida de peso, a pesar de que existe muy poca información científica con respecto al efecto de la p-sinefrina en el metabolismo y la oxidación de las grasas.

La p-sinefrina tiene un mecanismo de acción similar al de la efedrina, trabajando mediante la estimulación del sistema nervioso central y aumentando la activación de receptores β3 adrenérgicos por lo cual se favorece la oxidación de grasa. Una ventaja de este compuesto es  que tiene menos efectos secundarios con respecto a otros estimulantes adrenérgicos debido a que disminuye la activación de receptores que influencian el aumento de presión arterial y la frecuencia cardiaca.

La investigación publicada se planteó determinar el efecto de la ingesta de 3 mg de p-sinefrina por kg de masa corporal en el metabolismo y la oxidación de carbohidratos y grasas durante el ejercicio y en estado de reposo.

El estudio evidenció que la ingesta de p-sinefrina previa al ejercicio no tiene ningún efecto en el gasto de energía ni en la presión arterial, sin embargo sí tiene un efecto en el tipo de sustrato que se utiliza para la producción de energía ya que aumenta el ritmo de oxidación de grasa y reduce la oxidación de carbohidratos en actividad física baja y moderada.

Como parte de los resultados de la investigación se determinó que la tasa máxima de oxidación de grasa por hora es de 42 g, lo cual correspondería a una pérdida de 200-300 g  por semana a través de la dieta y el ejercicio.  

Tomando en cuenta esta tasa de oxidación de grasa se demuestra que de una manera saludable se puede perder hasta un kilogramo de peso corporal con dieta y ejercicio por mes, lo cual sugiere que las dietas que promueven una disminución de peso  muy acelerada producen la pérdida de líquido, razón por la cual se genera un efecto rebote al recuperar el líquido perdido.

En conclusión, es muy importante asegurar que el plan de alimentación y ejercicio no estén enfocados únicamente en la pérdida de peso sino también en el tipo de sustrato que se utiliza para la producción de energía, con el fin de que el peso perdido corresponda a tejido graso y no signifique la disminución de masa muscular o líquido, lo cual podría ser perjudicial para la salud.  

Ver fuentes del artículo
comments powered by Disqus