Lunes 21 de Mayo

Rutina de Sueño de sus Hijos

Errores más comunes que los padres cometen.

Por: ContigoSalud

Hacer que los niños se duerman y permanezcan dormidos, es una de las tareas más difíciles para los padres. Según las estadísticas, un tercio de los niños parecen tener algún tipo de dificultad para dormir bien. Todo papá en algún momento se enfrenta con alguna batalla para dormir a sus hijos.

Aquí vamos a mencionar seis errores frecuentes que los papás cometen en relación a las rutinas de sueño de los niños.  Con este artículo pretendemos darte una guía para que sea más fácil dormir a tu pequeño y poder establecerle una rutina de sueño adecuada.

Error #1: Acostar demasiado tarde a los niños

Los niños de hoy en día duermen menos que hace un siglo o lo que dormían sus padres. El resultado, explica Marc Weissbluth, pediatra y autor del libro Healthy Sleep Habits, Happy Child (Hábitos de sueño sanos, niño sano), es más batallas a la hora de dormir, dificultades para dormir las siestas y niños que se desvelan o se despiertan en el medio de la noche.

El permitir que los bebés y niños pequeños se acuesten demasiado tarde los fatiga más, así como quitarles la siesta con la excusa que se acuesten más temprano. Eso no funciona. Esto lo que va a ocasionar es más mal humor y más fatiga, incrementando el riesgo de que los niños se levanten más veces en la noche.

Para los niños en edad preescolar y escolar, un exceso de actividades programadas después de clases (deportes, clases de artes, etc.) puede ser la causa de que se acuesten más tarde.

Una buena costumbre es poner horarios fijos de dormirse, hacer rutinas para dormirse como lavarse los dientes, ponerse la pijama, bajar la luz del cuarto. Además es importante establecer un horario fijo para la siesta, que no sea negociable. No importa que la siesta sea sólo de 15 minutos, pero lo importante es que la hagan.

Y no esperes hasta que tu hijo se esté restregando los ojitos, bostezando y lloriqueando, porque a esas alturas probablemente ya estará demasiado cansado y será demasiado tarde. Acuéstalo antes de que esto ocurra.

La Fundación Nacional del Sueño Estadounidense indica que, por la noche, los bebés y niños pequeños generalmente necesitan 12 horas de sueño, los niños en edad preescolar necesitan hasta 13 horas una vez que dejen de hacer la siesta, y los niños mayores deberían dormir de 10 a 11 horas diarias.

Error #2: Dependientes del movimiento

Algunas mamás y papás caen en la trampa de usar el movimiento como forma de dormir a sus hijos. Los niños e pueden acostumbrar a esto y cuando no haya movimiento será muy difícil que se duerman. Lo mismo sucede con el coche o auto, si bien es cierto que ambos ayudan a que los niños se duermen más fácilmente, no debes acostumbrarlos a que se duerman en el coche o auto. Ellos deben poder dormirse solitos en su cama, y saber que la cama es para dormir. Lo ideal es que ellos te pidan ir a la cama a dormir.

Una buena costumbre: Usa el movimiento para calmar y no para dormir al bebé. Según los expertos está bien que usemos el movimiento para tranquilizar a un niño que está irritable, pero una vez que se ha dormido, apaga el vibrador del columpio o estaciona el carro. El bebé dormirá un sueño de mejor calidad. Es importante también que ellos hagan la siesta en la cama.

Utilice la chupeta, algún muñequito, peluches, cobija, todos ayudan para que el niño se sienta más tranquilo y acompañado y pueda dormir mejor.

Error #3: Demasiados estímulos en la cuna

Los móviles sirven para estimular a los bebés, sin embargo cuando es hora de dormir los pueden distraer. Aquí te aconsejamos que en horas de la noche, lo quites de la cuna.

Una buena costumbre: Oscurece el cuarto y disminuye los ruidos a la hora de la siesta y por la noche. Puedes utilizar lo que se conoce como “White Noise”, para que los niños duerman mejor. Les ayuda a relajarse.

Trate de que por la noche el cuarto esté oscuro para que ellos relacionen el sueño a oscuras con la noche, y la siesta con el día. Puede poner una luz baja de noche, para que el cuarto no esté completamente oscuro. Definitivamente no se recomienda televisión en el cuarto o computadora. Hasta los niños que se quedan dormidos mirando su DVD favorito están perdiendo probablemente cerca de media hora de valioso sueño, y esto podría afectar su humor y comportamiento a la mañana siguiente. Además, es mucho más fácil no tener aparatos electrónicos en la habitación de tu hijo para no tener que negociar.

Error #4: Saltarse la rutina nocturna

Establezca una rutina para acostarlo. Bañarlo, ponerle la pijama, contarle un cuento, lavarle los dientes, darle la leche, etc. todo ayuda.  Es importante bajar las luces para que sepan que es hora de dormirse. Todas estas actividades los tranquilizan y ayudan a dormir mejor.

Según los estudios, está claro que los niños en edad escolar que no tienen una rutina nocturna no obtienen las horas de sueño que necesitan.

Así que ya sabés, crea una rutina de sueño. No importa la edad de tu niño, lo importante es seguir una serie de pasos predecibles que le ayuden a relajarse al final del día. Para un bebé, la rutina podría ser simplemente cambiarle el pañal, ponerle el pijama y arrullarlo un ratito. Un niño más grande, puede ser bañarse, leer un libro, cantar una canción y rezar. Lo que importa es hacerlo con constancia, en el mismo lugar, en el mismo orden y más o menos a la misma hora todas las noches.  

Error #5: Falta de constancia

Hay que ser constante. No puedes pretender que si tu hijo no tiene una rutina o hábitos de sueño establecidos, el hacerlo 1 día será la solución. Requiere de educación y constancia, y a lo mejor te va a tomar hasta 3 semanas. Pero te aseguramos que luego vas a estar muy feliz con los resultados y vos como papá y mamá vas a poder descansar más.

Dentro de este punto vamos a mencionar algunos errores que vos como papá puedes cometer, y son normales, y aquí la solución:

  • Que se duerma en la cama tuya. Si el niño se duerme en tu cama, ahí va a amanecer. Es importante que se duerma en su camita. Hay mayor probabilidad de que duerma ahí toda la noche.
  • Se pasan a tu cama a media noche y duermen contigo. Si se pasa, deberás regresarlo a su cuarto, y de la mano o alzado. Ellos deben saber que deben dormir en su cama. Llegará un punto donde si tienen pesadillas o se despiertan te llaman, ya que entienden que deben dormir en su camita.
  • Lo duermes en tus brazos. Se acostumbrará y será más difícil que luego se duerma solo. Lo mejor es que se duerma solo, sin que lo acaricies, lo muevas o le cantes.

Las primeras dos o tres noches puedes, por ejemplo, esperar cerca de la puerta del cuarto del niño hasta que se duerma. 

Error #6: Pasarlo de la cuna a una cama demasiado temprano

¿Cuándo es el momento ideal para pasarlo de cuna a cama? Bueno ellos mismos te lo dirán. Algunos niños se tiran de la cuna, otros se empiezan a despertar muchas veces porque duermen incómodos.

Cuando tenga casi 3 años de edad, puede ser que tu hijito esté listo para reemplazar su cuna por una cama grande. Fíjate que decimos puede ser que esté listo: O sea, si aunque tiene 3 años aún le cuesta permanecer en la nueva cama, vuelve a intentarlo más adelante.

Así como a veces hay que volver a ponerle pañales a un niñito después de varias intentos frustrados de enseñarle a ir al baño por su cuenta, si tu hijo tiene que volver a dormir en la cuna eso no significa que has fallado. Puede que el mismo te lo pida cuando esté listo.

comments powered by Disqus