Miércoles 17 de Julio

Sobrepeso y Diabetes Tipo 2

¿Tiene sobrepeso? Podría estar en riesgo de padecer diabetes tipo 2

14 de Noviembre, Día Mundial de la Diabetes

Por: Viviana Trigueros

La diabetes mellitus es una enfermedad crónica de primera importancia en todo el mundo a nivel de salud pública por su severidad, variedad de complicaciones e impacto económico para el individuo y los sistemas de salud, según indica el Dr. Iván Darío Sierra Ariza, Presidente de la Asociación Latinoamericana de Diabetes (ALAD).

Durante las últimos 3 décadas la diabetes incrementó de manera dramática en el mundo. En el año 2000 había alrededor de 150 millones de personas con diabetes.  Actualmente, según las cifras más recientes de la Federación Internacional de Diabetes,(IDF) 366 millones de personas viven con la enfermedad. Según la ALAD, el aumento de la enfermedad es mayor a lo esperado y en 10 años podría llegar a duplicarse.

Según la Asociación Americana de Diabetes (ADA), la causa de esta enfermedad continúa siendo un misterio, aunque se conoce que los factores genéticos y medioambientales, así como la obesidad y la falta de ejercicio, desempeñan roles importantes.

Por eso es vital analizar  los  hábitos alimenticios y la cantidad de actividad física que se realiza con el propósito de mantener una alimentación balanceada y establecer un estilo de vida activo y saludable.

Mitos y causas

Existen tres principales variedades de diabetes: tipo 1, tipo 2 y gestacional. La Federación Internacional de Diabetes (IDF) advierte que el 90% de los casos de diabetes pertenece a la variedad tipo 2 (DM2).Esta forma de diabetes se desarrolla lentamente con el tiempo y ocurre cuando el organismo no produce suficiente insulina o las células la ignoran. En Latinoamérica el 95% de los pacientes con diabetes son tipo 2.

Son muchos los mitos que existen con respecto a  las causas de la DM2. Por ejemplo, erróneamente se cree que el consumo de azúcar causa diabetes. Sin embargo, según el Dr. Sierra, esto es falso porque  ningún alimento o grupo alimenticio en particular  causa diabetes.

El doctor Sierra indica que para que una persona desarrolle diabetes debe tener algunas precondiciones genéticas y menciona que “no le da diabetes al que quiere sino al que puede”, por lo que dos personas pueden tener la misma dieta, pero solo una de ella desarrolla diabetes. "Una vez con diabetes, el paciente debe controlar su consumo de azúcar y alimentos ricos en ella, el consumirla eleva rápidamente el nivel de glucosa en la sangre".  La hiperglucemia crónica (aumento constante del azúcar en la sangre) es la causante de daños graves en órganos y sistemas, especialmente en los nervios y los vasos sanguíneos.


El sobrepeso y la edad como factor de riesgo

Según el Dr. Sierra, el sobrepeso es un factor de riesgo para la diabetes tipo 2. Indica que el 80% de los pacientes con diabetes tiene sobrepeso u obesidad y menciona que el sobrepeso empeora la resistencia a la insulina. 

Si bien las personas de todas las edades y razas pueden padecer diabetes, algunos grupos corren más riesgos que otros de desarrollar DM2, entre ellos los adultos mayores. Sin embargo, según el Dr. Sierra, el incremento es especialmente notorio en la población adolescente y en la adultez temprana, al punto que la tradicional asociación: Diabetes tipo 1 (niños y adolescentes); Diabetes tipo 2 (población adulta) ha comenzado a desdibujarse.

El tratamiento es un trabajo en equipo

Los pacientes con DM2 deben ser tratados por un médico y deben estar sometidos a un estricto control, para prevenir o retrasar la aparición de complicaciones crónicas como retinopatía diabética (causa ceguera adquirida), nefropatía diabética (causa enfermedad renal crónica terminal) e infarto agudo de miocardio (2 veces más frecuente en el hombre con diabetes y 4 veces en la mujer con diabetes), entre otros.

Un buen control se logra con una buena disciplina del paciente, su familia y los médicos a cargo de su tratamiento y se basa en 3 pilares fundamentes: plan de alimentación, actividad física y medicamentos (pastillas o insulina).

La participación de una nutricionista-dietista en el equipo del tratante es fundamental para que el paciente logre bajar de peso y mejore su estilo de vida. Aunque se deben hacer algunos cambios en el tipo de alimentos y porciones, el paciente tiene la posibilidad de elegir su dieta. Con algo de planificación, incluso podrá incluir sus alimentos favoritos.

Según la ADA, una dieta saludable para un diabético significa comer diferentes alimentos; entre ellos, verduras, granos integrales, frutas, lácteos sin grasa, grasas saludables y carnes magras (sin grasa).

Además, según el Dr. Sierra, el paciente puede beber agua, gaseosas dietéticas e infusiones como café y té, sin adición de azúcar. También indica que pueden utilizar sustitutos de azúcar (edulcorantes no calóricos) que se caracterizan por no aportar calorías. Según la ADA, los sustitutos del azúcar aprobados por la FDA son el acesulfame potasio, el aspartame, la sacarina, la sucralosa y el neotame.  

La stevia (a veces llamado rebaudiósido A o rebiana) es generalmente reconocida como segura (GRAS) por la FDA como aditivo alimentario y el edulcorante de mesa. Cuando un aditivo es generalmente reconocido como seguro por la FDA, significa que los expertos han coincidido en que es seguro para su uso por el público en cantidades apropiadas.

La actividad física también es importante para mantener la diabetes bajo control.  El Dr. Sierra indica que la prescripción que realiza el médico es la meta a la que debe llegar el paciente, pero se debe alcanzar de manera gradual y progresiva, a un ritmo racional. Además, recomienda que cada sesión de ejercicio dure al menos 30 minutos y que se realice  por lo menos  veces por semana en días alternos.

La prevención es sinónimo de cambio de estilo de vida

El Dr. Sierra menciona que la mayoría de los estudios básicos y clínicos en DM2 se ha enfocado hacia la búsqueda de una cura, el desarrollo de medicamentos más eficaces y la prevención de las complicaciones crónicas en los pacientes. Sin embargo, menciona que para prevenir la aparición de complicaciones crónicas se requiere que el paciente alcance todas las metas del tratamiento, lo cual  no es tarea fácil.

Las personas que están en riesgo de diabetes pueden prevenir esta enfermedad mejorando sus hábitos alimenticios y de actividad física. La Asociación Latinoamericana de Diabetes (ALAD) indica que un tratamiento eficaz para prevenir la diabetes consiste en bajar de peso (5-10 por ciento del peso total) mediante una alimentación balanceadacompleta en porciones de los diferentes grupos de alimentos y adecuada para las condiciones físicas de cada persona, así como elejercicio moderado, por ejemplo, caminar 30 minutos por día, 4 días a la semana en días alternos.

Ver fuentes del artículo
comments powered by Disqus