Martes 22 de Octubre

¿Soy Candidato Para Una Cirugía Bariátrica?

Por: Dra. Cynthia Solano, Médico y Especialista en Cirugía Laparoscópica

Las personas que consideran una cirugía para perder de peso, también conocida como cirugía bariátrica, es porque se dan por vencidos en el proceso de pérdida de peso. Para perder peso hay varios métodos, y entre ellos la dieta, el ejercicio, medicamentos, un estilo de vida saludable, y la cirugía bariátrica es el último recurso.

Las personas deben de tener en cuenta, con gran detalle, los riesgos y beneficios de la cirugía de pérdida de peso. Después de todo, cualquier operación lleva un cierto riesgo, y puede causar una gran ansiedad. Usted debe estar física y mentalmente preparado. Por encima de todo, usted debe comprometerse a cambiar permanentemente su forma de vida y mantener el peso para asegurar una vida más sana.

¿Cómo saber si soy candidato para esta cirugía?

Para que un persona sea candidato(a) para poder realizarse una cirugía para perder peso, debe cumplir con estos requisitos: 

  • Tener un IMC > 40
  • Tener un IMC > 35 y padecer de alguna enfermedad (colesterol, hipertensión, diabetes, problemas de articulaciones, reflujo, etc.)
  • El IMC (índice de masa corporal) se calcula dividiendo el peso entre la estatura al cuadrado.
  • Tener entre 18-60 años
  • No tener ninguna contraindicación para la anestesia general


Tipos de cirugía

Hay 3 tipos de cirugías:

  • Banda Gástrica
  • Manga Gástrica
  • Bypass Gástrico

Para determinar el tipo de cirugía ideal para el paciente, el médico debe valorar los antecedentes médicos del paciente, cirugías previas, así como el resultado de la gastroscopia que el paciente debe realizarse previo a la cirugía.

La gastroscopia es un examen que nos proporciona información tan valiosa como el hecho de si el paciente presenta una hernia hiatal, reflujo, pólipos gástricos etc. Estos hallazgos influyen sobre el tipo de cirugía que se recomienda al paciente.

¿Que esperar después de la cirugía?

La pérdida de peso es paulatina, la mayor pérdida de peso se da frecuentemente en el primer mes (aproximadamente 5-20 kilos).  Esta mayor perdida de peso también está relacionada con el cambio en la alimentación que se presenta en el primer mes (en la primera semana se ingiere liquido, en la segunda se avanza a licuados, y así paulatinamente pasando por la comida papilla y finalmente blanda).

El paciente debe contar con la colaboración de una nutricionista experta en el manejo de este tipo de cirugías, porque no es poner al paciente a dieta sino mas bien comer alimentos que cambian de una consistencia liquida hasta solida (evitando la deshidratación y desnutrición).

El peso ideal del paciente se alcanza aproximadamente entre el primer año después de la cirugía, incluso hasta 2 años, según el peso inicial.

Los últimos alimentos que frecuentemente se toleran son las carnes rojas, arroz y las pastas pero esto va a variar entre paciente y paciente.

Riesgos o complicaciones de una cirugía de este tipo

Cada procedimiento tiene complicaciones propias de la cirugía, pero en general los riesgos son los siguientes:

  • Sangrado
  • Infección de la heridas quirúrgicas
  • Trombosis (coágulos en las piernas)
  • Fuga
  • Infección pulmonar, urinaria


Mucha gente le preocupa quedar con la piel floja, ¿cómo evitar esto?

Una vez que los pacientes pierden peso y vencen la obesidad surgen secuelas relacionadas con la elasticidad de la piel que necesitan de cirugía estética y reparadora porque son grandes “deformidades”. La piel es un órgano que se estira pero no se encoje.  

Entre mayor sea la cantidad de peso que el paciente deba perder, mayor el chance de que amerite una cirugía reconstructiva.  

La zona más conflictiva para los pacientes después de perder todo el exceso de peso, es el abdomen,  pero también esta la zona de las entrepiernas y antebrazos.

Beneficios de esta cirugía para la calidad de vida del paciente

La obesidad con el tiempo conlleva a una serie de limitaciones físicas para el paciente que se asocian a problemas en el área social, familiar, psicológica, entre otros.

Múltiples estudios han demostrado que la pérdida de peso mejora aspectos tan importantes en el paciente como lo es: el empleo, autoestima, actividad física, relaciones sexuales y sociales.

Meses después de la cirugía, el tratamiento médico de enfermedades como hipertensión, diabetes, colesterol, etc. se disminuye y pueden llegar a suspenderse en su totalidad.

comments powered by Disqus