Jueves 22 de Agosto

Trastornos de Ansiedad

Cuando el miedo y la preocupación no se alejan

Por: MSc. Dyalá Castro, Psicóloga Clínica

En nuestra vida experimentamos múltiples emociones, generalmente cada una de ellas cumple una función fundamental en nuestra sobrevivencia. La tristeza nos permite valorar pérdidas que estemos enfrentando en ese momento, el enojo nos prepara para defendernos de situaciones en las cuales nos hemos sentido trasgredidos y amenazados, así entre muchos otros ejemplos.

El miedo es una de las emociones más importantes que experimentamos, esto debido a que nos permite valorar una situación como peligrosa, esto con el fin de activar nuestro sistema de alerta y defensa para huir de dicha amenaza. Sin embargo, uno de los componentes fundamentales del miedo radica en que ese peligro que percibimos sea real y perceptible por alguno de nuestros sentidos.

Precisamente cuando el miedo y la preocupación no se alejan de nosotros a pesar que ya no estamos expuestos a esa amenaza es cuando podemos valorar la existencia de síntomas o incluso trastornos de ansiedad. Si pensamos en una fobia, la persona sin enfrentar directamente ese animal, esa actividad o circunstancia tiene una reacción en su cuerpo con solo pensar en eso tan temido.

La ansiedad la podemos observar en toda una serie de reacciones que parece ocurren como una especie de efecto cadena, dentro de éstas se encuentra:

  • Fisiológicas: palpitaciones, sudoración, temblor en las manos u otras partes del cuerpo, sensación de ahogo, dolor de estómago, náuseas, cansancio, dolor de cabeza
  • Emocionales: miedo intenso, impotencia, pánico, irritabilidad
  • Cognitivas: preocupación constante, pensamientos relacionados con lo que podría pasar: “y si…?”, pensamientos polarizados y generalmente negativos (o catastróficos): “no voy a poder”, “esto es terrible”, esperar lo peor de las situaciones
  • Conductas: deseo de evitar o huir de dicha situación, sensación de quedarse paralizado, morderse las uñas, andar en alerta constante, inquietud, respuestas exageradas ante las situaciones por la preocupación interna constante, dificultad para concentrarse
  • Interpersonales: aislarse, depender excesivamente de otros

La ansiedad dispara todo un sistema de alerta en nuestro cuerpo, el problema radica en activarlo cuando no se requiere y en hacerlo frecuentemente, más de lo que las situaciones realmente lo ameritan, aspecto que va generando un alto desgaste físico y mental.

Se ha comprobado en múltiples investigaciones que estas condiciones pueden ser prolongadas, crónicas y ejercer un efecto sumamente negativo dentro de la calidad de vida de las personas, aspecto por el cual pueden limitar de gran manera el desarrollo individual y ejercer un impacto negativo en las relaciones interpersonales.

Trastornos de Ansiedad

Dentro de los trastornos de ansiedad más frecuentes se pueden encontrar:

  • TRASTORNO DE ANSIEDAD GENERALIZADA: preocupación constante, persistente y generalizada a gran cantidad de estímulos con por lo menos 6 meses de duración
  • AGORAFOBIA: miedo exacerbado de hallarse en situaciones o lugares públicos, de los que le pueda ser difícil escapar u obtener ayuda en caso de perder el control
  • CRISIS DE ANGUSTIAo los antes denominados Ataques de Pánico: episodios intensos de ansiedad extrema donde la persona siente que va a perder el control, que va a morir o se va a perder el sentido de la realidad acompañado de una serie de síntomas físicos y cognitivos
  • FOBIA SOCIAL: temor y evitación de enfrentar situaciones sociales por miedo a hacer el ridículo o por la evaluación negativa que las demás personas pueden hacer de la persona
  • FOBIA ESPECÍFICA: temor irracional e intenso a un objeto o circunstancia ya sea por tenerla frente suyo o con solo anticiparla (animales, viajar, etc.)
  • TRASTORNO DE ESTRÉS POSTRAUMÁTICO: después de la exposición a una situación vivida como amenazante para la vida y el bienestar emocional presentar síntomas de reexperimentar (sentir que se está volviendo a vivir) el evento, evitar situaciones que expongan a la persona a vivir nuevamente o recordar lo sucedido, activación fisiológica (estar constantemente alerta por ejemplo)
  • TRASTORNO OBSESIVO COMPULSIVO: presencia de pensamientos, impulsos e imágenes recurrentes que generan la presencia de obsesiones (conductuales o mentales) para intentar suprimir los primeros y la ansiedad que estos generan

Es importante evaluar nuestra respuesta ante las situaciones de estrés y nuestras formas de afrontar las situaciones, especialmente aquellas que nos generan temor. Debemos revisar nuestro diálogo interior constante y si éste se encuentra lleno de mensajes de angustia, de impotencia, de predicción negativa de las circunstancias futuras, etc.

Tratamiento

El tratamiento idóneo para los Trastornos de Ansiedad implica el trabajo con un profesional que facilite el dominio progresivo de la respuesta que ejerce el cuerpo ante el miedo. Asimismo se requiere un cambio de los esquemas cognitivos que la persona haya establecido en la vida cotidiana y generar un diálogo interno que favorezca el enfrentamiento de las situaciones, de esta manera se contrarresta la evitación típica de los cuadros ansiosos.

La labor implica además valorar cómo se enfrentaban las situaciones estresantes en la familia de origen, si había otras personas ansiosas en este contexto y cómo se le hizo sentir a la persona con respecto a sus capacidades para resolver problemas cotidianos. Se ha encontrado una alta prevalencia del factor hereditario en la génesis y mantenimiento de los trastornos de ansiedad.

La vivencia de una actitud flexible con capacidad de adaptar o enfrentarse a las diferentes circunstancias es parte fundamental del tratamiento, aspecto que permitirá que la persona logre reconocer sus capacidades, sentirse en dominio de diferentes circunstancias y por ende, de tener mayor efectividad en la resolución de situaciones cotidianas. De esta manera, el miedo y la preocupación se aleja, no permanece tal y como sucede en los cuadros anteriormente descritos.

comments powered by Disqus