Lunes 19 de Febrero

Tratamiento para el Cáncer de Mama

El papel del ejercicio en el proceso

Febrero, 2018.

Según las estimaciones del Instituto Nacional del Cáncer, se dieron  aproximadamente 252,710 nuevos diagnósticos de cáncer de seno en los Estados Unidos en el 2017. Los investigadores de la Universidad del Sur de California en Los Ángeles, se propusieron ver de qué manera se puede aumentar la expectativa de vida posterior al tratamiento de cáncer de mama; su abordaje se basó en el ejercicio físico, tanto de resistencia como cardiovascular.

Christina Dieli-Conwright, autora principal del estudio y su equipo, realizaron un ensayo aleatorio, el cual incluyó un total de 100 participantes; 46% de ellos presentaba obesidad y un 77% síndrome metabólico; el tratamiento del cáncer a menudo se asocia con la aparición del síndrome metabólico, este a su vez se ha relacionado con una tasa de supervivencia más pobre entre los sobrevivientes de cáncer de mama.

"En los pacientes con cáncer de mama, el síndrome metabólico se ve agravado por la obesidad, un estilo de vida sedentario y la recepción de quimioterapia", explica Dieli-Conwright. Para el estudio el cual duró 4 meses, los pacientes se sometieron a 3 sesiones de entrenamiento por semana, combinando ejercicios aeróbicos y anaeróbicos.

Al final del estudio,  los participantes experimentaron un bienestar significativo en su salud; el síndrome metabólico pasó de un 77% a un 15%, la presión arterial disminuyó en un 10%, el colesterol HDL “bueno” aumentó en un 50% y muchas de las mujeres incrementaron sus niveles de masa muscular y redujeron la grasa corporal.

Dieli-Conwright señala que la obesidad puede causar inflamación, esta a su vez puede facilitar el crecimiento del tumor y la recurrencia del cáncer después del tratamiento.

Ver fuentes del artículo
comments powered by Disqus