Jueves 13 de Diciembre

Uso de las redes sociales

Y su relación con la depresión

Noviembre, 2018

Sabemos que el utilizar redes sociales durante mucho tiempo nos priva de realizar otras cosas más activas como lo son correr, jugar, hacer deporte. Esta es una constante preocupación de los nutricionistas ya que sabemos que nuestros niños y adolescentes se mueven cada vez menos, y conocemos muy bien las implicaciones de un estilo de vida así. No es casualidad que 3 de cada 10 niños sufran ya las consecuencias del sobrepeso y obesidad en nuestro país.

 Aunado a esto el aumento en la prevalencia de enfermedades como la depresión propone un panorama muy crítico para esta población que, además, es víctima de un mundo donde el consumismo desmedido es pan de cada día.

 Un estudio publicado este año en el Journal of Social & Clinical Psychology se dio a la tarea de investigar la influencia del uso de redes sociales con la calidad de vida de las personas.

 El estudio incluyó 143 estudiantes de la Universidad de Pensilvania y se evaluó su humor y bienestar al inicio del estudio y se obtuvo información de sus celulares para averiguar sus hábitos en redes sociales. La muestra se dividió en dos grupos, uno debía continuar utilizando redes sociales con normalidad y el otro grupo debía limitar su uso de Facebook, Instagram y Snapchat a 10 minutos al día para cada plataforma.

 Después de 3 semanas se solicitó información de sus celulares y se les entrevistó para medir algunos factores incluyendo ansiedad, depresión y sentimientos de soledad, miedo o abandono.

 El grupo que redujo el uso de redes sociales mostró una disminución significativa de depresión y soledad. Y ambos grupos disminuyeron la ansiedad, miedo y temor al abandono. Esto evidencia también la importancia del auto-monitoreo en estos ámbitos.

 Es irónico que el uso de redes sociales (que son para forjar relaciones entre personas, en teoría) hace que las personas se sientan más solas. Esto también se evidencia cuando observamos fotos de los demás y concluimos en que son “mejores que nosotros” o “más felices” promoviendo sentimientos de depresión y soledad.

 Por este motivo es fundamental controlar el tiempo que se destina a redes sociales, tampoco se sugiere eliminar por completo su uso, pero idealmente que no sea más de 30 minutos al día.

 Al fomentar el uso saludable de redes sociales podemos promover mejores y verdaderas relaciones personales, evitar el sedentarismo y colaborar con un patrón ético de restablecimiento de prioridades.

Ver fuentes del artículo
comments powered by Disqus