Miércoles 22 de Noviembre

Vigorexia: Obsesión en los Gimnasios

Por: Dra. Andrea Rojas, Nutricionista

En el mundo tan competitivo en que vivimos, hay quienes se preocupan en demasía por proyectar un “cuerpo perfecto”, y en ciertas ocasiones se da una obsesión, una búsqueda desenfrenada por conseguir lo que se desea, sin tomar en cuenta las repercusiones en su salud.

Este es el caso de quienes padecen de vigorexia, trastorno menos conocido que la anorexia y la bulimia, pero no menos dañino.

La vigorexia es por lo tanto un trastorno que consiste en una distorsión de la imagen corporal (se ven más pequeños y débiles de lo que en realidad son), una preocupación obsesiva por su aspecto físico (desean más musculatura), y una práctica de ejercicio de forma compulsiva para lograr un desarrollo muscular mayor, esto además va acompañado de cambios en la alimentación (las grasas se disminuyen y se abusa de la ingesta de proteínas y carbohidratos).

Factores de riesgo

  • Edad entre 17 y 35 años
  • Sexo masculino
  • Se observa en población de clase media y media alta


Manifestaciones

  • Preocupación extrema por su aspecto físico
  • Insatisfacción con su propio cuerpo, se dan pensamientos obsesivos
  • Constantemente se están observando en el espejo para ver sus músculos
  • Autoestima afectada
  • Dedican gran cantidad de horas al gimnasio
  • Desproporción del aspecto corporal: cabeza pequeña en relación al cuerpo voluminoso (aspecto romboidal)
  • La preocupación por lo inadecuado del tamaño de su musculatura causa malestar o interfiere en su funcionamiento social, laboral y familiar
  • Excesivo control de la dieta
  • Tendencia a la automedicación (esteroides, anabólicos, testosterona,  aminoácidos)

Al observar estos síntomas se puede sospechar que se está ante un vigoréxico, no obstante aún no existe un consenso científico para definir este trastorno, es decir la clasificación de las enfermedades mentales de la Organización Mundial de la Salud no incluye una categoría nosológica que abarque su sintomatología, y no está incluida en el DSM-IV-TR (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales).

Tratamiento

Sin lugar a dudas este debe ser interdisciplinario, tomando en cuenta la parte médica por si existen disfunciones a nivel orgánico, contar con un especialista que regule la actividad física con un programa acorde a la persona y sus necesidades, esfundamental la terapia psicológica para modificar la percepción que se tiene sobre el propio cuerpo, recuperar su autoestima y superar el miedo al fracaso. También es importante contar con el apoyo familiar.

El tratamiento nutricional conlleva:

  • Restablecer un patrón de alimentación saludable
  • Promover el consumo de todos los grupos de alimentos
  • Regular las porciones(controlar la cantidad de proteína y carbohidratos al día).
  • Distribuir los alimentos a lo largo del día.
  • Introducir gradualmente los alimentos rechazados por la persona (grasas de origen vegetal).
  • Evitar o controlar el consumo de ayudas ergogénicas: aminoácidos, esteroides, anabolizantes, suplementos dietéticos y vitamínicos.

Se recurre a las ayudas ergogénicas para aumentar la fuerza o mejorar la masa muscular, al utilizarse de manera aguda puede manifestar un efecto positivo, pero crónicamente puede afectar negativamente el nivel de ejecutoria deportiva. Elconsumo de anabolizantes tiene repercusiones cardiovasculares, provocan lesiones hepáticas y renales por exceso de proteínas, aumento del colesterol, retención de líquidos. En los hombres produce disfunción eréctil, atrofia testicular y cáncer de próstata, mientras que en la mujer se produce ginecomastia, vello facial y voz ronca.

Se debe de alertar sobre los efectos secundarios que generan estos productos, revisar si cumplen con las normas sanitarias básicas y si está caducado o no.

Ciertamente quienes padecen este trastorno deben buscar ayuda profesional para lograr un equilibrio en sus vidas tanto físico como mentalmente y para evitar posibles recaídas.

Ver fuentes del artículo
comments powered by Disqus